Incontinencia urinaria: un síntoma que puede controlarse

Incontinencia urinaria


Incontinencia urinaria

La incontinencia urinaria, también conocida como pérdida del control de la vejiga es uno de los problemas que más avergüenza a las personas, pues el hecho de perder orina al momento de un estornudo o tener la necesidad de ir al baño constantemente y no alcanzar a llegar, es algo bastante incómodo. 

Muchos asociamos la incontinencia con la vejez pero esto nos siempre es así, ya que existen factores independientes a la edad que pueden causarla. Esta “enfermedad” puede tener consecuencias en la vida cotidiana de las personas por lo que si empiezas a presentar síntomas no dudes en acudir a un médico. 

Existen diferentes tipos de incontinencia como las detalladas a continuación: 

Incontinencia de esfuerzo: Es cuando la orina se filtra al momento de ejercer presión sobre la vejiga al toser, estornudar, reír, hacer ejercicio o levantar peso. 

Incontinencia de urgencia: Es  cuando se experimenta la necesidad continua  e imperativa de ir al baño, es un apuro de orinar, si no se logra de forma rápida puede haber escape de orina. Suele, incluso darse después de tomar pequeñas cantidades de líquido lo que es una molestia porque en el día la persona que la padezca tendrá que buscar varias veces un baño lo que interrumpirá las actividades cotidianas. 

Incontinencia imperiosa: Esta no es más que la necesidad de orinar repentina e intensamente. Por lo general, esta necesidad viene acompañada de una pérdida involuntaria de orina. Este tipo de incontinencia puede darse por afecciones menores como infección o enfermedades graves como un trastorno neurológico o diabetes. 

Incontinencia por rebosamiento: La vejiga al no desocuparse completamente causa un goteo de orina frecuente o constante, más frecuente en hombres, por hipertrofia prostática.

Incontinencia funcional: Se da cuando existe un deterioro físico o mental que impide ir al baño a tiempo. Un ejemplo es cuando se padece de artritis grave y no es posible desabotonarse el pantalón rápidamente. 

Incontinencia mixta: Es la combinación de dos o más de las mencionadas anteriormente. 

Es importante que tengamos en cuenta que la incontinencia no es una enfermedad, sino un síntoma que puede ser causado por diferentes hábitos, enfermedades o problemas físicos. De ahí que el médico deba realizar una exhaustiva evaluación para determinar el o los factores que que producen la incontinencia. 

También te puede interesar: ¿Cómo evitar la aparición de fibrosis posquirúrgica?

Algunos hábitos pueden estimular la vejiga e incrementar la cantidad de orina causando lo que se conoce como incontinencia transitoria. El consumo de medicamentos tipo diuréticos o ingerir alimentos o bebidas tales como: alcohol, cafeína, gaseosas y agua mineral con gas. Edulcorantes artificiales, chocolate, chiles, alimentos con alto contenido de especias, azúcar o ácido, especialmente los cítricos, medicamentos para la presión arterial y el corazón, sedantes y miorrelajantes o grandes dosis de vitamina C.

Por enfermedades

Como mencionamos antes, este síntoma puede ser causado por otras enfermedades como una infección urinaria la que irrita la vejiga provocando una fuerte necesidad de orinar y en ocasiones, incontinencia. El estreñimiento es otra patología pues el recto al estar cerca a la vejiga comparten muchos nervios que se pueden alterar cuando las heces se endurecen aumentando la frecuencia urinaria. 

Por problemas físicos 

Existen varios problemas físicos que pueden generar este síntoma entre los más comunes podemos encontrar: 

Embarazo: Los cambios tanto físicos como hormonales que se dan durante esta etapa causan incontinencia de esfuerzo, pues el aumento de peso del feto, por ejemplo, hace que se active la vejiga. 

Parto: Un parto normal debilita los músculos que controlan la vejiga y suele afectar los nervios y el tejido de sostén, causando que el suelo pélvico prolapse. El prolapso empuja hacia abajo la vejiga, el útero, el recto o el intestino delgado produciendo unas protuberancias que suelen asociarse a la incontinencia. 

Envejecimiento: Cada año que pasa nuestro cuerpo sufre cambios y la vejiga no es la excepción, pues con el tiempo el músculo de la vejiga disminuye su capacidad de almacenar orina y las contracciones involuntarias son más frecuentes. 

Menopausia: En esta etapa las mujeres producen menos estrógeno que es la hormona que ayuda a mantener sana la membrana que recubre a la vejiga y la uretra. El daño de estos tejidos aumentan el síntoma de incontinencia.

Prevención

Este síntoma no muchas veces puede prevenirse pero sí controlarse. Una manera de lograrlo es a través de ciertos cambios en el estilo de vida, como la alimentación y la actividad física. Mantener un peso saludable y evitar alimentos que irriten la vejiga, pueden ayudar a minimizar los riesgos de la incontinencia. 

Algunos tratamientos que podemos adoptar y que complementarán lo anterior son: 

Fortalecimiento del piso pélvico a través de ejercicios kegel. La ventaja de estos ejercicios es que pueden realizarse en casa y aunque no logra eliminar por completo los síntomas de la incontinencia, es una alternativa para controlar uno que otro. 

Los medicamentos anticolinérgico pueden ayudar en la vejiga imperiosa, al igual que los estrógenos tópicos que ayudan a tonificar la uretra y la zona vaginal. En casos más complicados como el prolapso es necesario la intervención quirúrgica. 

Pero si realmente quieres una medida altamente efectiva contra los síntomas de la incontinencia urinaria, puedes optar por ThermiVa. Este procedimiento no invasivo, no quirúrgico y sin anestesia puede ser utilizado para tratar la incontinencia urinaria por medio de un dispositivo especial que se coloca o se introduce en el tejido vaginal interno y externo, que al calentar los tejidos a través de ondas térmicas controladas, ayuda a la producción de colágeno, que no solo se produce a nivel vaginal si no que estimula la uretra y las paredes de la vejiga, dándole fuerza y, mejorando el tono vesical corrigiendo de forma casi inmediata la incontinencia urinaria leve.

Si quieres conocer más sobre este tratamiento para controlar los síntomas de la incontinencia, visítanos en nuestra página web para enterarte de todo. Haz clic aquí para más información. 

Título SEO: Controlar la continencia urinaria leve es posible con ThermiVa

Port Relacionados

Leave a comment