Beneficios estéticos de la aplicación del Botox

El botox constituye uno de los tratamientos médico estéticos más solicitados en la actualidad debido a la indudable seguridad y facilidad en su uso, la amplia variedad de indicaciones y baja incidencia de efectos secundarios.

El uso del Botox o toxina botulínica remonta desde 1978 en tratamientos para la corrección del estrabismo, una enfermedad oftalmológica caracterizada por la hiperactividad de los músculos oculares; por el alto margen de mejoría, su uso se extendió no solo en el ámbito de la medicina sino también en tratamientos médicos estéticos de patologías asociadas a líneas de de expresión y envejecimiento.

La aplicación del Botox se lleva a cabo mediante inyecciones por vía subcutánea y es completamente individualizado para cada paciente, ya que las líneas de expresión, la contractibilidad de los músculos faciales, la pérdida de grasa subcutánea y fibras de sostén y la actividad fibroblástica varía en función de la edad y nivel de envejecimiento facial.  

¿Qué es el Botox o toxina botulínica? 

El Botox es una neurotoxina elaborada por la bacteria Clostridium botulinum que a su vez produce otras seis toxinas diferentes. La toxina tipo A, es uno de los serotipos más potentes utilizada en el ámbito clínico y estético. La acción fisiológica de la toxina radica en las fibras nerviosas a través del bloqueo de la liberación de la acetilcolina, un neurotransmisor que promueve la contracción muscular; por lo tanto permite disminuir o desaparecer las arrugas causadas por la gesticulación constante que tenemos día a día.

En general las neurotoxinas producidas por la Clostridium botulinum interfieren en la liberación de acetilcolina en las vesículas presinápticas en la unión neuromuscular. El resultado funcional transitorio consiste en disminuir la contracción muscular, sin producir lesiones físicas de las estructuras nerviosas. 

¿Cuándo utilizar el botox? 

Aproximadamente desde los 25 años aparecen los primeros signos de envejecimiento consistentes en líneas finas que con el transcurso de los años, se profundizan hasta percibirse líneas profundas en los ángulos externos de los ojos  (patas de gallo), líneas horizontales en la frente producidas por la expresión facial y líneas verticales entre las cejas (ceño fruncido). 

A partir de este momento, el botox puede ayudarte a obtener resultados naturales disminuyendo notoriamente las líneas dinámicas o líneas de expresión. Los efectos del botox pueden evidenciarse casi de forma inmediata tras su aplicación y a largo plazo se puede evidenciar una disminución en la progresión de las arrugas. Por lo tanto, si deseas obtener los múltiples beneficios, puedes optar por un tratamiento cada 6 meses.  

Beneficios del uso del Botox en el envejecimiento facial 

  • Es el único tratamiento que disminuye o desaparece de forma significativa las lineas de expresion.
  • si se aplica con regularidad a largo plazo, disminuye la progresión de las líneas marcadas.
  • Es un procedimiento no invasivo.
  • Es una técnica completamente indolora.
  • Baja incidencia de efectos adversos.
  • Escasas o casi nulas contraindicaciones.
  • Atenúa las líneas de expresión que surgen en la frente, patas de gallina, entrecejo o ceño fruncido.
  • Los efectos son casi inmediatos.
  • Confiere una apariencia mucho más luminosa, alegre y activa. 
  • Aumenta el tono y firmeza facial.
  • Borra la apariencia de enojo, frecuente en personas con el ceño o entrecejo fruncido.
  • Ayuda a levantar las cejas planas o caídas,  permitiendo ampliar la mirada y dar un aspecto más atractivo.

Recomendaciones para después del tratamiento con botox 

El botox es uno de los tratamientos más seguros actualmente y son muy infrecuentes los efectos adversos. No obstante, para evitar reacciones durante las primeras 24 de su aplicación es recomendable: 

  • Evita o modera el consumo de alcohol 
  • No realices actividad física de alta intensidad 
  • Evita exponerte de forma directa a los rayos uv 
  • Evita las cámaras de bronceo 
  • Procura no tocar bruscamente el área tratada con Botox 

¿El botox tiene contraindicaciones?

Aunque son escasas, bajo las siguientes condiciones no se recomienda el uso de botox:

  • Hipersensibilidad al tratamiento
  • Embarazo y la lactancia.
  •  Existencia de infecciones en la zona de aplicación
  •  Enfermedades como Miastenia gravis y el síndrome de Eaton–Lambert
  • Uso frecuente de antibióticos aminoglucósidos.

Si deseas conocer más sobre las indicaciones y beneficios del Botox en diversas enfermedades, te invitamos a que ingreses a nuestra pagina web: www.dermaline.co., donde encontraras otros procedimientos estéticos que ofrece Dermaline.

Port Relacionados

Leave a comment